¿MIEL LÍQUIDA EN VERANO? NO TE PREOCUPES

Durante lo que llevamos de verano, hemos recibido muchas consultas de clientes que se han visto sorprendidos al abrir su bote de miel y comprobar que la miel estaba en estado líquido en la parte superior, cuando normalmente está cristalizada.

¡TRANQUILOS! La miel está en perfecto estado y la podéis consumir sin ningún problema.

En este post os explicamos porqué puede suceder esto y cómo podemos evitarlo si lo deseamos.

LA CRISTALIZACIÓN DE LA MIEL

Como os hemos contado en post anteriores, la miel es un edulcorante natural que, a diferencia del azúcar común, dónde principalmente encontramos sacarosa, en la miel encontramos un porcentaje inferior de sacarosa y una mayor cantidad de fructosa y glucosa, además la miel contiene minerales y vitaminas que aportan micronutrientes a nuestro organismo, siendo un alimento muy beneficioso para nuestra salud.

¿Sabías que la miel contiene azúcares naturales? Pues bien, éstos azúcares provienen del néctar que recolectan las abejas y tienden a cristalizarse  debido a la disminución de la temperatura y del tipo de azúcares que tenga cada variedad. 

El proceso de cristalización de la miel, es un fenómeno físico que se produce cuando las moléculas de los azúcares se unen y forman los llamados macro-cristales. Cuando, por el contrario, aumenta la temperatura sobretodo en la época del verano,  las moléculas se mueven libremente por el volumen de la masa de la miel y es ahí  cuando la vemos en estado líquido en la parte superior. Pero no hay de qué preocuparse, es algo normal y sobretodo cuando se trata de miel pura! 

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA DESCRISTALIZACIÓN DE LA MIEL

En primavera y sobretodo en verano lo normal es que, con el aumento de temperatura, la miel tienda a descristalizarse a no ser que la mantengamos en un lugar fresco y seco.

Si aún así prefieres que la miel no esté en estado líquido, y en el caso de que no tengamos en nuestro hogar un espacio fresco y seco donde poder conservarla todo el año, siempre podemos optar, sin ningún problema, a guardarla en la nevera.

Ya verás como a las pocas horas habrá cristalizado de nuevo.

¡Pero recordad! Tal y como os comentábamos al inicio, podemos consumirla en estado líquido, sin ningún tipo de problema, aunque de manera general siempre es recomendable guardar nuestra miel en un lugar fresco y seco.

¡Comparte este artículo!
Si conoces a a alguien que le pueda interesar...

Seguro que conoces a algun familiar, amigo o compañero el cual estás seguro que le puede interesar este artículo. ¡No lo dudes! Envíale este artículo pulsando en el botón (que encontrarás más abajo) de tu red social preferida y hazle llegar este artículo.

¡Seguro que te lo agradece!

Deja un comentario